Menu
Menu

Blog

Descubre la deliciosa ruta de los Mercados de Madrid

Diseño sin título

Su variopinto diseño, el ambiente festivo que se respira, el baile de sabores de cada plato que pruebas… no sabríamos decirte qué es lo que hace tan atractivos a los mercados. Antaño frecuentados para realizar la compra diaria, se han reconvertido en lugares de ocio y restauración gourmet sin perder su esencia original.

Comenzamos este singular viaje en la zona norte de Madrid. Nuestra primera parada es el Mercado de Moncloa, situado en la calle Arcipreste de Hita, frente del intercambiador de Moncloa. Su espacio está dividido en tres alturas: en la planta baja encontramos un restaurante así como una tienda especializada en productos gallegos (pulpo á feira, zamburiñas…); la planta calle, en donde podrás desayunar, tomar una caña o picar algo a media tarde; por último llegamos al balcón, la joya de la corona. Desde aquí podrás contemplar todo el skyline de la capital española mientras disfrutas de un delicioso cóctel acompañado de un surtido de sushi, o unas mini hamburguesas si eres más de carne que de pescado.

Un par de kilómetros más abajo, en la calle de Fuencarral se encuentra el Mercado de San Ildefonso, con un estilo Street Food Market propio de los mercados neoyorquinos, rompe con el esquema clásico dejando de lado las hortalizas y productos frescos para cocinar en casa y reemplazándolos por productos manufacturados para consumir mientras deambulas por sus 18 puestos monoproducto. Suelen realizar eventos todos los meses y cuentan con parking propio. Una buena apuesta para el público más joven.

Bajando por la Calle de Fuencarral hacia Sol y siguiendo por la calle Mayor llegaremos a nuestro querido Mercado de San Miguel, una combinación de clasicismo y modernidad situado en el corazón de la capital. Si bien conserva intacta sus características de mercado como tal (fruterías, pescaderías…) tras su reforma de 2009 ha logrado equilibrar de forma maestra esta faceta con la de mercado gourmet donde consumir sus productos in situ es lo más habitual. La inmejorable calidad y colocación de los productos por los dedicados trabajadores de los 75 puestos del mercado que van desde cafetería hasta una yogurería, junto con la impresionante arquitectura y la inigualable situación hacen las delicias de los turistas que visitan esta ciudad. Tanto si vas a hacer la compra como si quieres disfrutar de un tapeo gourmet, el Mercado de San Miguel es ideal para todos los públicos.

Finalizamos nuestro peculiar periplo en el barrio de Chueca, concretamente en la calle Augusto Figeroa donde el Mercado de San Antón nos estará esperando con los brazos abiertos. Si bien desde fuera puede dejar indiferente al visitante, una vez que entres entenderás por qué vale la pena visitarlo. Con un aspecto moderno y un espacio central que llama la atención, logra asombrar a todo aquel que camina por sus calles.  El espacio está dividido en 3 plantas, siendo la primera destinada a productos frescos, la segunda a degustación y actividades culturales, y por último, una terraza para tomar algo acompañado de la tranquilidad diurna o la fiesta nocturna que se respira en el barrio.

Si estás en Madrid o vas a visitar la capital en breve, esta ruta es la más recomendable para conocer y probar los principales mercados de nuestra ciudad. ¡Bon appetit!

Aquí tenéis un mapa con los cuatro mercados mencionados en esta entrada

 

 

Entradas Relacionadas:

Volver al listado

Deja un comentario

Volver al listado