Menu
Menu

Blog

Tres tapas rápidas con queso para sorprender a tus invitados

Cada cierto tiempo, quien más y quien menos se encuentra en la necesidad de tener que preparar algo de picoteo en pocos minutos. Si aparecen en tu puerta invitados sorpresa y no quieres presentarles una mesa vacía, no pierdas la calma: con algo de queso en la nevera puedes salir del aprieto.

El queso es un gran recurso que no puede faltar en ninguna cocina, por modesta que sea. Combinan sencillez y elegancia; y existen tantas variedades de sabores y texturas que es difícil no acabar encontrando alguno que agrade incluso al paladar más exigente. Y además, permiten elaborar rápidamente tapas tan fabulosas como estas…

1. Tosta de anchoa con crema de queso

Más fácil imposible. Sólo necesitas rebanadas de pan tostado, crema de queso, anchoas del cantábrico y perejil seco. Simplemente unta la crema sobre el pan, coloca dos anchoas encima y espolvorea algo de perejil seco. Puedes servirlas acompañadas de un pocillo con aceite, para que cada uno lo añada a su gusto. Un truco: si tienes tomate confitado para colocar entre la crema y las anchoas, dejarás boquiabiertos a tus invitados.
.

2. Rodajas de queso de cabra con nueces y cebolla caramelizada

Para preparar cebolla caramelizada, pícala todo lo que puedas y cocínala a fuego lento con aceite y sal, vigilando que no se pegue. Tras 25 minutos, debes añadir dos cucharadas de vinagre balsámico de Módena y una cucharada de azúcar moreno por cada kilo de cebolla, aproximadamente. Remueve bien y cocina unos 5 minutos más. Corta unas cuantas rodajas de un rulo de queso de cabra y pon sobre su superficie un poco de cebolla caramelizada y nueces en trocitos. ¡Listo!
.

3. Minitosta de queso y pimiento

Para esta opción te recomendamos usar tu queso curado preferido. Empieza friendo en una sartén con poco aceite algunos cuadraditos de pan de molde, de 2 x 2 centímetros aproximadamente. No olvides colocarlos sobre papel de cocina al sacarlos de la sartén para eliminar el exceso de aceite. Después corta pimientos del piquillo en tiras pequeñas. Toma uno de los extremos y atraviésalo con un palillo. A continuación, coloca una cebollita en vinagre; y cierra después el pincho con el otro extremo de la tira de pimiento. Sólo tienes que añadir al palillo un trocito de queso y terminar colocándolo sobre las rebanaditas de pan. ¡Y a comer!
.

Y si tu nevera está completamente vacía, no te preocupes. Siempre puedes acudir a por provisiones a Mya Valdalos, el puesto de quesos del mercado; o incluso invitar a tus amigos a probar los pintxos con quesos nacionales e internacionales que allí encontraréis. Sin duda alguna, será una experiencia exquisita.

Entradas Relacionadas:

Volver al listado

Deja un comentario

Volver al listado